Al cabo de día una persona puede tomar millones de decisiones. ¿Qué desayunar? ¿Cómo ir al trabajo? ¿Qué ropa me voy a poner? Etc. Este proceso lo desarrollamos de forma intuitiva, ya que si tuviéramos que prestar atención a cada una de estas decisiones nuestra vida sería literalmente un infierno. La clave está en saber cómo tomar ciertas decisiones que pueden encadenar varias consecuencias, es decir, las decisiones importantes.

A la hora de plantearnos una decisión importante, nuestra mente actúa como si fuera un ordenador. Un ordenador fiable, pero caprichoso y sobre todo muy fácilmente manipulable. El mayor problema radica en nuestra propia subjetividad. Somos unos auténticos artistas de la manipulación interior, ya que en función de lo que nos apetezca más o menos seremos capaces de justificar nuestra decisión en base a factores totalmente manipulables por nosotros mismos. Pero una decisión importante puede traer consecuencias que afecten directamente a nuestro entorno y por tanto a nosotros mismos, por eso se hace necesario una buena metodología.

Una buena metodología para la toma de decisiones no es ni más ni menos que la utilización de las estrategias que ya han funcionado en otras áreas como la economía o la propia investigación científica.

Por otro lado, existen mentes brillantes como Steve Jobs o Nelson Mandela que ya utilizaban estas y otras metodologías de manera natural, es decir, inconscientemente. Pero no todos tenemos tanta capacidad, por lo que si utilizamos estas estrategias empresariales y científicas, y las mezclamos con las utilizadas por estas grandes mentes, podemos conseguir una gran eficiencia en nuestra toma de decisiones.

La metodología que utilizo es base a un lienzo. Dentro del mismo lienzo iremos rellenando los distintos apartados. La finalidad es tener en un mismo lienzo todos los aspectos necesarios para tomar una buena decisión. Otro aspecto característico de esta metodología es que se debe plantear con decisiones del tipo binarias, es decir, de si o no, hacer o no hacer. Por lo que si hay varios escenarios de deberá utilizar la metodología para cada alternativa. Los tres grandes bloques que conforman este lienzo son: datos clave, análisis y filtros.

En los datos clave analizamos aquellos aspectos que influyen directamente en tú vida, al margen incluso del motivo de la decisión, ya que las cosas importantes en la vida de uno son independientes a cualquier decisión. También será el momento de añadir esos límites necesarios para plantear cualquier decisión y estudiar el peor escenario posible.

Para el bloque de análisis lo más importante serán los costes vinculados a la decisión, tanto los de hacer la acción, cómo los de no hacer la acción y el análisis de escenarios. En el análisis de escenarios se plantearán las probabilidades reales de cada posibilidad.

En el tercer bloque utilizaremos los filtros en base a los bloques anteriores de datos clave y análisis. Será el momento de analizar la repercusión de esa decisión para las cosas importantes en la vida de uno, costes, escenarios, límites y una serie de filtros personales que son imprescindibles para que una decisión pueda ser considerada como buena.

Por último y no menos importante, se encuentra la intuición. La intuición es el archivo que recoge todas nuestras experiencias en la vida, tanto las conscientes, cómo las inconscientes, por lo que es mucho más amplio y sabio que nuestro propio raciocinio. Una buena metodología para la toma de decisiones es aquella que también pone en valor nuestra propia intuición.

Si quieres que te ayude con mi método, tengo un entrenamiento específico para ello, ¡Toma una decisión!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This