Proceso de toma de decisiones.

Perfecciona tu toma de decisiones estratégicas en la empresa.

 

Todos los días, a cada momento, estamos frente a una disyuntiva: ¿lo hago o no lo hago? La acción que realicemos supone una decisión previa, aunque hay muchas de ellas que, por su frecuencia, son automáticas. Esta misma dinámica que cualquiera de nosotros vive en su vida privada, también la viven los directivos y líderes de gestión en las empresas.

Un nuevo plan de negocios, el lanzamiento de una campaña, producto o servicio, la apertura de un nuevo mercado, una inversión financiera o la contratación de personal son sólo algunas decisiones estratégicas que toman los directivos y que son clave en la gestión empresarial.

Una decisión a tiempo o bien tardía, mal tomada o no tomada (que también es una decisión), pueden definir el destino de la organización o marcar un antes y un después en muchos aspectos.

Es precisamente en la historia, que nos encontramos con algunos ejemplos de malas decisiones o de falta de ellas.

A propósito de ello, un caso resonante fue el de Blockbuster. ¿Lo recuerdan? Su expansión, desde su creación en 1985, era tan imparable que ya en 2004 contaba con 9.000 tiendas y más de 60.000 empleados en todo el mundo. Sin embargo, todo aquello no evitó su anunciado final en 2013. En parte porque más allá de alguna decisión aislada y sin demasiado impacto, no supieron cómo competir con la nueva forma de consumo online; mucho menos con los precios que ofrecí­an algunas plataformas. ¿Faltó previsión? ¿Faltó innovación? ¿Faltó decisión? Tal vez, faltó todo; pero sobre todo la capacidad de responder a las nuevas formas de consumo de sus clientes. Incluso recordaremos, aquellos que fuimos arduos consumidores de la cadena, que cuando comenzó a aparecer el DVD, la firma tardó en incorporarlo; parecí­a que también se negaban a aceptar que el VHS habí­a sido superado.

Por ello decimos que faltó todo. Y por ello, este ejemplo entre tantos otros, nos llevan a reflexionar acerca de cómo tomamos decisiones. Es en este sentido que ha diseñado este entrenamiento en la toma de decisiones ¡Toma una decisión! combinando una serie de técnicas de probada efectividad y de distinta í­ndole, que permite a los empresarios y/o directivos, de forma simple, rápida, certera y concreta, contemplar y fundamentar todos los aspectos involucrados en la toma de decisiones estratégicas. Sin mareos, sin distracciones y sin especulaciones, priorizando lo importante que siempre son 5 cosas.

Vale un aclaración aquí­. En el caso de directivos, empresarios, consultores financieros, analistas de producto y/o de marketing, las 5 cosas importantes serán aquellas que priorice la persona física y/o jurí­dica para la que estamos tomamos la decisión. Es decir, si voy a hacer una inversión en nombre de un tercero o de una empresa, tendremos que valorar si hacer o no hacer, en función de las prioridades y valores del cliente. Claro que, bajo ningún concepto esa decisión debería violar valores personales de quien está tomando la decisión.

Ahora bien, esta es una metodología que facilita el hecho de decidir si hacer o no hacerlo; luego cada uno encontrará la mejor forma de llevarlo adelante.

 

Pero veamos un ejemplo para entender de qué hablamos. Un directivo que está tomando decisiones todo el día lo que necesita -como decí­amos en el párrafo anterior-, es una metodología rápida, eficaz y sobre todo, que sea práctica para resolver y fundamentar las cuestiones cruciales de la gestión. En tal sentido, no es lo mismo discontinuar un servicio porque se está vendiendo poco, que poder plasmarlo con certeza en un lienzo y poder tomar esa decisión (la que sea) habiéndola fundamentado.

Todo ello permite a los directivos crear una especie de expediente que servirá a los ojos de todos: accionistas, gerentes, socios, clientes, etc. Es darle sustento científico a las decisiones (en los que tiene sus bases esta metodologí­a).

Otro ejemplo. Imaginemos a un directivo que tiene que decidir si hacer o no una inversión financiera en las próximas dos horas y, para ello, contempla -y especula- con 10 escenarios diferentes. Esto es, ciertamente, poco práctico y eficaz. De acuerdo a lo que hemos dicho, deberíamos imaginarnos el peor escenario que podrí­a ocurrir si hacemos esa inversión y en función de ello, contemplar las 5 cosas más importantes para el inversor. Es decir, tener en cuenta si es conservador o arriesgado; si le gusta invertir poco y ganar poco; si odia perder (aunque sea poco), o si le encanta asumir grandes riesgos para ganar mucho dinero, aunque a veces toque perder todo, etc.

Cuando esta situación se trabaja sobre un lienzo es muchísimo más clara. No permite que nuestra mente vaya más allá de donde necesita ir y no especula con nada que no sea una prioridad.

Por supuesto, también -y sobre todo en las inversiones – es importante guiarse por la intuición (por la experiencia). Quienes están acostumbrados a estos temas saben que parámetros normalmente resultan fiables o qué cuestiones suelen desestabilizar a los mercados, etc. Cuando todo eso cierra y la intuición lo acompaña, lo lógico es tomar una decisión cierta y clara de hacer o no hacer.

Mentalmente nos tenemos que acostumbrar a tomar las decisiones desde la simplicidad. Y esa es la clave de esta metodologí­a que, resumiendo, permite a los directivos: 

 

  • Más agilidad. Menos distracción.
  • Mayor concreción. Menos especulación.
  • Mayor certeza. Menos margen de error.
  • Más solidez y fundamentación. Menos subjetividad.
  • Mejorar la gestión del tiempo. Descartar lo que no es importante rápidamente.

Saber por qué si o por qué no se toma una decisión estratégica en una empresa es una cuestión invaluable. Sobre todo porque el mismo procedimiento que plantea la metodologí­a puede aplicarse a cualquier decisión y de cualquier í­ndole. Incluso una decisión ya tomada, puede volver a plantearse a futuro como un nuevo proceso, sobre todo si algunos de los aspectos involucrados se han modificado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This